Saltar al contenido

Propuestas innovadoras para fortalecer la autonomía

Sportic comenzó su cuarto año de implementación, favoreciendo el desarrollo de habilidades en chicos y chicas a través del deporte y la tecnología en Argentina, Ecuador y Colombia. “A través de sus actividades se promueve el aprendizaje colaborativo de manera integral, partiendo desde sus saberes previos, sus intereses actuales y adentrandolxs en nuevos recorridos con otra perspectiva posible sobre su autopercepción. Esto realmente hace la diferencia”, nos cuenta Viviana Bértola, educadora del espacio sociocomunitario Vamos a Andar de Barrio Mugica (Ciudad de Buenos Aires).

Desde marzo, Sportic retomó las actividades en las escuelas de Ciudad de Buenos Aires. En el marco del Programa Jornada Extendida se desarrollan los talleres con actividades y proyectos para fortalecer habilidades como el autoconocimiento, el trabajo en equipo, la comunicación, el pensamiento creativo, la toma de decisiones, entre otras. Del mismo modo, la propuesta toma forma en espacios sociocomunitarios de la mano de organizaciones territoriales.

“Una gran forma de ponerse en marcha es con juegos cooperativos, en los que solo se puede ganar si se trabaja en equipo. De esta manera las y los participantes empiezan a conocerse, y a la vez se refuerza uno de los valores olímpicos que impulsa el programa: la amistad”, afirma Luz Cornejo, una de las referentes de la implementación en Argentina. “En las actividades se combina el aprendizaje de habilidades tecnológicas, deportivas y socioemocionales. Por ejemplo en el Centro Educativo Paulo Freire de Escobar, una de las sedes de Sportic en Provincia de Buenos Aires, las y los chicos están trabajando programación para armar coreografías, poniendo el cuerpo en acción, saberes tecnológicos específicos, creando pasos de baile, hacen acuerdos y trabajan en equipo”, explica Luz.

Para lograr esta integración de contenidos, Sportic trabaja en la formación de educadores y educadoras que se desempeñan en instituciones educativas del sistema público y en centros comunitarios. “Como facilitadores de las actividades, nos ayuda a focalizar el diagnóstico de cada chicx y a explorar las habilidades socioemocionales de manera dinámica. Nos estimula a trabajar con una mirada transversal. Poder ver cómo se van tejiendo esos hilos, muchas veces invisibles en otros procesos, nos da la pauta de que se abre una puerta de conocimiento social e individual entre todxs los que formamos parte de los encuentros”, reflexiona Vivi de la organización social Vamos a Andar, sobre la tarea que realiza junto a sus compañeros Juan y Mariana, una experiencia que, en su caso, acumulan desde que Sportic comenzó a desarrollarse en esa sede en 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.